Prevención de molestias vaginales

Las molestias vaginales pueden ser sumamente incómodas, afectando su vida sexual y la calidad de vida en general. Para la mayoría de molestias vaginales puede ser difícil determinar la causa exacta. Algunas mujeres son más propensas a desarrollar molestias que otras. Aquí encontrará algunas normas para prevenir molestias vaginales, sin embargo, no son una garantía.

Higiene

La higiene vaginal puede contribuir a la prevención de molestias vaginales. Particularmente, los malos hábitos de higiene pueden causar más daño que el no tener ningún tipo de higiene – esto es gracias al efecto agresivo del jabón común y los detergentes. En lugar de usar jabón que puede dañar la capa protectora de la piel y causar irritación, mejor escoja un producto natural que contenga ingredientes suaves los cuales no alteran el valor pH de la zona íntima y no quitan la superficie protectora de la piel. Los enjuagues íntimos debería usarse solamente una vez al día – si siente que necesita lavarse más seguido que eso, por ejemplo después de un entrenamiento o un largo día, use solamente agua. Sin embargo tenga en mente que lavar su zona íntima solamente con agua tibia es suficiente. Cuando se seque, seque el área suavemente con una toalla suave y limpia. Si está de viaje o siente la necesidad de refrescarse varias veces al día durante la menstruación, puede usar toallitas íntimas.

Cuando use el baño siempre limpiese de adelante hacia atrás – hacerlo en la dirección opuesta puede causar una transferencia de bacterias de la zona anal a la vagina, dando lugar a una infección.

Conducta sexual

Usar anticonceptivos solamente la protege de quedar embarazada – es por eso que es tan importante usar condón durante todo el acto sexual. Recuerde que hay un riesgo más alto de vaginosis bacteriana en las mujeres que cambian de compañero con frecuencia.

Dele suficiente tiempo a la excitación previa. No sólo para crear el ambiente, sino también para permitirle a la vagina lubricarse lo suficiente para evitar la fricción durante la penetración. Si experimenta resequedad vaginal use un humectante vaginal o un lubricante para disfrutar una relación sexual sin dolor y prevenir daños al tejido.

Toallas higiénicas y tampons

Las toallas higiénicas y los tampones deberían ser cambiados cada 3 a 4 horas para evitar la irritación causada por el contacto prolongado de la sangre menstrual con la piel o el interior de la vagina. Lo mismo aplica para los protectores – aunque parecen ser la solución perfecta para mantenerla fresca todo el día, tenga en cuenta que no le permiten a su piel respirar, aumentando la probabilidad de irritación e infección. Si usa protectores todos los días, asegúrese de cambiarlos cada 2 o 3 horas.


"Particularmente, los malos hábitos de higiene pueden causar más daño que el no tener ningún tipo de higiene – esto es gracias al efecto agresivo del jabón común y los detergentes."


Ropa

Evite ponerse ropa ceñida como jeans entubados, leggings, o pantalonetas por periodos prolongados de tiempo. Las telas que se ciñen al cuerpo, especialmente si no están hechas de materiales naturales, causan fricción, calor y flujo de aire reducido en la zona íntima – todo esto contribuye a la creación de entornos perfectos para que los microbios crezcan.

Lo mismo aplica para la selección de ropa interior. Opte por telas naturales, como el algodón, en vez de telas sintéticas.

Remoción del vello

Ya sea que haya elegido afeitarse, depilarse, usar una crema depilatoria o algo más, la sensible piel de la zona íntima corre el riesgo de irritarse. Para evitar molestias, hidrate su piel antes del tratamiento y aplique un producto refrescante natural después.

Otros consejos

Evite zonas de baño públicas, como piscinas, hidromasajes, jacuzzis, etc. A su vez evite usar cualquier producto (lociones, geles de baño, aerosoles vaginales, etc.) que contengan detergentes fuertes, químicos, fragancias, tintes o preservantes que puedan actuar como irritantes o alérgenos.

Como prevención o cuando los síntomas de las molestias vaginales empiezan a aparecer, use productos que contengan prébioticos. Los prébioticos promueven el crecimiento de las bacterias beneficiosas, ayudando así a mantener la flora vaginal equilibrada.