Las molestias vaginales -- ¿Realmente debo ver a un doctor?

Una lista completa de molestias vaginales es larga, y va desde secreción y mal olor hasta dolor pelvico. Algunos de estos síntomas son una señal de un problema menor que puede ser resuelto usando productos que se pueden adquirir sin prescripción médica, mientras que otros exigen atención médica y una terpia adecuada. Dele un vistazo a algunas de las molestias más comunes y el criterio que puede ayudarle a decidir si necesita sacar una cita con el doctor.

Cambios en la secreción

La secreción es normalmente transparente, blanca o amarillo pálido, pegajosa o elástica, variada en cantidad y consistencia dependiendo de los factores como el ciclo menstrual, si usted está embarazada o mientras está teniendo sexo. Sin embargo, si nota cambios repentinos o significativos en la secreción como color, consistencia (ej. secreción densa similar al requesón es una señal de candidiasis) o cantidad (aunque la cantidad de secreción aumenta cerca de la ovulación o cuando usted está excitada sexualmente, una cantidad mayor de secreción a la usual es una señal de que usted podría estar desarrollando una infección), debería consultar un profesional médico.

Mal olor

Si bien es cierto que cada vagina tiene un olor único, cualquier cosa que huela considerablemente diferente a lo usual puede ser una razón para preocuparse. Algunos tipos de mal olor son característicos de ciertas infecciones – por ejemplo, un olor como a pescado es característico de una vaginosis bacteriana.

Comezón

La comezón puede desarrollarse como un síntoma de una affeción como la vaginosis bacteriana o candidiasis, pero también puede ser una señal de irritación o una reacción alérgica, causada por ejemplo por condones o un aerosol vaginal. En este caso un producto refrescante natural puede ayudar a calmar la irritación y ayudar a la piel a recuperarse.

Ardor

Similar a la comezón, el ardor puede ser una señal de infección o un efecto secundario de la irritación. Si usted usa un producto como loción o aerosol vaginal y siente una sensación de ardor fuerte después, asegúrese de enjuagarse los residuos tan pronto como le sea posible para minimizar la irritación.

Dolor

El dolor al orinar podría indicar una infección urinaria o una infección vaginal. El dolor que se presenta durante las relaciones sexuales también puede ser una señal de infección, o podría indicar que usted puede estar sufriendo de endometriosis, pero la mayoría de veces es un efecto secundario de la resequedad vaginal. Esto sucede más comúnmente durante la menopausia, cuando los niveles de estrógenos están bajos, haciendo que el tejido vaginal se vuelva más delgado y pierda su elasticidad y lubricación natural. Cuando la vagina no tiene suficiente lubricación la penetración puede causar fricción y daño a los tejidos. Esto puede derivar en dolor, o incluso una infección. Si usted sufre de resequedad vaginal trate de aliviar los síntomas usando un humectante vaginal o un lubricante. Un humectante se aplica a diario y puede brindar un efecto duradero, dándole alivio del dolor y la fricción, mientras que el lubricante es usado antes de las relaciones sexuales y tiene un efecto a corto plazo.


Las molestias vaginales pueden tener varias causas, algunas de ellas más serias que otras. Si usted nota alguno de los síntomas mencionados arriba u otros síntomas inusuales, puede contactar a su doctor para discutir el tramiento adecuado.


"Las molestias vaginales pueden tener varias causas, algunas de ellas más serias que otras."