Flujo vaginal excesivo: ¿debería preocuparme?

¿Has notado recientemente cambios en tu salud vaginal? ¿Te has preguntado si tu flujo vaginal es excesivo? Continua leyendo para saber más sobre el flujo vaginal, qué es, qué hace y qué significado tiene en tu salud.

¿Qué es el flujo vaginal y por qué es importante?

El flujo vaginal no es nada de lo que preocuparse. Es común que las mujeres en edad fértil producen una secreción blanca o transparente, que no tiene un olor fuerte, y con una consistencia que varía de pegajosa y espesa a fluida y resbaladiza. Esta secreción no es más que una combinación de moco (producido por las glándulas cerca del cérvix), piel muerta y bacterias – de las buenas!

Hay muchos motivos por los que la vagina produce el flujo. En primer lugar, mantiene la vagina limpia eliminando el fluído y células de piel muerta. Alrededor de la ovulación se vuelve más espeso para ayudar al esperma a alcanzar las trompas de falopio. Finalmente, es el hogar de las bacterias lactobacilos, las bacterias beneficiosas que ayudan a mantener tu vagina sana.

Por qué tengo un flujo vaginal excesivo?

La cantidad de flujo puede variar entre mujeres simplemente por diferencias físicas. Esto es porque el flujo es producido por las glándulas del cérvix. Según la forma del cérvix puede haber espacio para más glándulas que producirán más flujo. Si alguna vez te has preguntado porque algunas mujeres necesitan utilizar salvaslips mientras otras no – esta es la razón. Es perfectamente normal, y no hay que preocuparse.

¿Son normales los cambios en mi flujo vaginal?

Puedes haber notado que tu flujo puede cambiar en cantidad e incluso consistencia. Esto también es normal.

Como hemos indicado previamente, una de las funciones del flujo vaginal es ayudar a los espermatozoides a alcanzar el óvulo. Y este es el motivo por el que notas que tu flujo vaginal se vuelve más espeso y pegajoso alrededor de la ovulación, volviendo a ser más ligero una vez que se ha completado el ciclo menstrual.

Estos cambios también se pueden notar en otros momentos además de durante tu ciclo menstrual. Es común experimentar un aumento de flujo vaginal durante el embarazo a causa del crecicimiento del cérvix y los cambios hormonales. También puede suceder que el embarazo cambie la cantidad de flujo que produces, incluso tras dar a luz..

Los cambios hormonales también pueden producir una disminución del flujo, por ejemplo durante la lactancia y la menopausia. Y si utilizas anticonceptivos hormonales, también puedes observar cambios en el flujo según el tipo de producto que utilices.

Todos los cambios que hemos descrito son normales y no son motivo de preocupación. Sin embargo, no todos los cambios son positivos. En caso de duda, o si tu flujo desarrolla un olor fuerte, se vuelve amarillo o verde, o excesivamente espeso, deberías consultar con tu médico