¿Qué puedo hacer si tengo una infección vaginal recurrente?

Mal olor, secreción vaginal excesiva y picor: desgraciadamente, la mayoría de mujeres padecerán una infección o molestia vaginal antes o después. Pero para algunas de nosotras, no es solo un problema aislado. Las infecciones vaginales recurrentes pueden tener un gran impacto en tu calidad de vida – sin mencionar tu salud. ¿Cómo saber si tienes una infección vaginal recurrente, y qué puedes hacer?

¿Tengo una infección vaginal recurrente?

No hay muchas trastornos menores más molestos que las infecciones vaginales. Y no es solo por el intenso dolor que experimentamos cuando las sufrimos: incluso en nuestro tiempo, estos llamados “problemas íntimos” son aún un tabú del que es difícil hablar. No solo tienes picor, irritación y una secreción vaginal excesiva, sino que tienes que sufrirlo en silencio.

Añade también el hecho de que no hay dos vaginas iguales, por lo que puede ser dificil determinar si padeces solo molestias o una infección vaginal. A veces estas molestias no son más que eso; a veces pueden ocurrir por una condición seria.

Una buena manera de conocer tu salud vaginal es evaluar regularmente tu secreción vaginal y buscar cambios en color, olor o textura. También realizar una exploración regular con tu ginecólogo.

Si notas cambios significativos en tu secreción vaginal, u otros síntomas como sangrado, picor, ardor o manchado, es mejor consultar con tu médico. Una vez que conozcas tu estado de salud, puedes empezar a eliminar tus molestias vaginales.

Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana (también conocida como “VB”) está causada por un desequilibrio de las bacterias naturales de la vagina. Es fácil reconocer el primer síntoma: secreción vaginal con mal olor, causada por las bacterias cocoides.

La vaginosis bacteriana es más que solo un fastidio. La VB está asociada a:

  • La presencia de microorganismos que pueden producir Tricomoniasis.
  • Un aumento del riesgo de parto prematuro durante el embarazo.
  • Un aumento del riesgo de infección por enfermedad de transmisión sexual (ETS)

Por ello, las mujeres que muestran síntomas de VB deben tratarla.

Conoce más sobre la vaginosis bacteriana.

Infección por hongos

Las infecciones vaginales por hongos (también llamadas candidiasis) se producen cuando el hongo Candida albicans crece desenfrenadamente. Esto puede suceder cuando su fuente de alimento, el azúcar de las células de la pared vaginal, es más abundante de lo habitual, como durante la segunda mitad del ciclo menstrual, embarazo o uso de anticonceptivos orales. Tomar mucha azúcar o productos lácteos también lo pueden favorecer. Con tantas causas comunes, no es una sorpresa que la candidiasis sea una infección vaginal tan frecuente.

Los síntomas frecuentes de infección vaginal por hongos son:

  • Secreción vaginal espesa y blanca (similar al requesón)
  • Picor e irritación de la vagina y vulva
  • Enrojecimiento e inflamación de la zona íntima
  • Sensación de ardor, especialmente durante la relación sexual o la micción
  • Dolor vaginal

Los hongos son fáciles de tratar, pero es difícil que desaparezcan.

https://www.multi-gyn.es/infecciones/candidiasis-vaginal/.

El impacto de las molestias vaginales recurrentes

Si no tienes una infección vaginal, puedes sufrir de molestias íntimas recurrentes. Es importante tomar medidas para tratar estas molestias: si no se tratan, las molestias vaginales pueden afectar a tu salud física y mental.

Salud mental

En un momento en el que recibimos constantemente imágenes idealizadas, es más difícil que nunca mantener una imagen propia saludable. Esto se hace aún más difícil si tenemos que lidiar con problemas y molestias – especialmente si son un tabú o difíciles de explicar abiertamente.

Si padeces molestias íntimas recurrentes, puedes llegar a desarrollar una actitud negativa hacia tu vagina, e incluso hacia ti misma. Por ejemplo, puedes pensar que te quejas demasiado. Este tipo de imagen negativa puede influir en tus relaciones con tu pareja o amigos. En el peor de los casos, puede hacer que prefieras alejarte un poco de tu vida social.

Salud física

Para muchas mujeres, el sexo con penetración juega un papel clave en su vida sexual. Las molestias vaginales recurrentes como dolor, picor o secreción vaginal excesiva, pueden hacer que sientas menos ganas y excitación hacia el sexo. Si te sientes menos excitada, producirás menos lubricación natural y te sentirás menos relajada. Así, no solo disfrutarás menos, sino que puede dar lugar a una relación sexual dolorosa que dañe el tejido vaginal.

Y esto puede hacer que tus molestias continuen , conviertiéndose en una espiral descendente.

Ambas, las repercusiones físicas y mentales de las infecciones y molestias vaginales recurrentes pueden afectar a tu sistema inmune, que es el mecanismo de defensa de tu cuerpo. Y esto también puede aumentar tu susceptibilidad a molestias íntimas recurrentes.

Molestias íntimas recurrentes: romper el ciclo

Romper el ciclo de las molestias íntimas recurrentes puede producir beneficios a tu salud mental y física, tanto inmediatos como a largo plazo. Pero, ¿cómo hacerlo? Tienes muchas herramientas a tu disposición.

Mejora la rutina de tu higiene vaginal

No necesariamente significa que te limpies tu zona íntima más – de hecho, dependiendo de tu rutina actual puede significar lo contrario.

Mantener el equilibrio de tu flora vaginal ayuda a que seas menos susceptible a las infecciones recurrentes como VB y candidiasis. Lavar con frecuencia tu zona íntima con jabón puede parecer una buena manera de mantener todo limpio, pero sucede justo lo contrario. El jabón es básico, por lo que altera el equilibrio de pH de tu vagina, facilitando el crecimiento de las bacterias cocoides. Si utilizas jabón, baño de burbujas o similar, considera cambiar a utilizar solo agua.

Cambia tu alimentación (y auto-cuidado general)

Como hemos mencionado, el hongo Candida albicans se alimenta del azúcar de las células de la pared vaginal. Pese a que no quieres deshacerte de los hongos completamente, tampoco quieres que crezcan más que el resto de tu flora vaginal.

Una manera de prevenir esto es cambiar tu alimentación. Limitando el consumo de azúcares, dulces y productos lácteos, le ofreces al hongo Candida albicans menos combustible, siendo así más difícil para él reproducirse en exceso.

También puedes mejorar tu alimentación en general. No hace falta decir que una buena salud física te hace menos susceptible a las infecciones. Sin embargo, el estrés y la angustia reducen tu resistencia. Es más dácil decirlo que hacerlo, pero iniciar algunas acciones para mejorar tu bienestar general físico y mental también te ayudarán a librarte de molestias vaginales recurrentes.

Prueba opciones de cuidado personal

Las sugerencias que te hemos proporcionados son eficaces para mejorar tu salud vaginal a largo plazo. Si estás buscando un alivio más inmediato, es posible que quieras probar opciones para cuidado personal.

Si luchas contra la vaginosis bacteriana recurrente te puede ayudar Multi-Gyn ActiGel. Trata la VB, alivia los síntomas (incluyendo disminución del mal olor y secreción), equilibra la flora vaginal, y ayuda a prevenir las recurrencias.

¿Es la candidiasis la que no desaparece? Multi-Gyn FloraPlus proporciona un tratamiento eficaz y alivio inmediato de los síntomas en infecciones vaginales por hongos. Y, a diferencia de los tratamientos antimicóticos, ayuda a prevenir las infecciones recurrentes ya que promueve la flora vaginal natural.

Para más información sobre otras opciones de cuidado personal consulta con tu médico.