Causas de las infecciones vaginales

Si ha experimentado molestias íntimas como secreción, comezón, ardor, dolor o mal olor, probablemente ha sufrido de una infección vaginal o vaginitis. Las infecciones más comunes son la vaginosis bacteriana y candidiasis (infección por hongos levaduriformes), ambas consideradas como un desequilibrio de la flora vaginal.


La vaginosis bacteriana puede ser reconocida por ardor y dolor en la zona íntima, y una secreción gris o blanca poco espesa con un olor a pescado característico. La candidiasis es mejor conocida por comezón e irritación en la zona vaginal, y una secreción espesa, más comúnmente descrita como algo similar al requesón.

¿Qué causa una infección vaginal?

El desequilibrio en la flora vaginal es una de las causas más comunes de las infecciones vaginales. Una vez los números de las bacterias beneficiosas que viven dentro de la vagina se reducen, las bacterias perjudiciales y el hongo empiezan a crecer rápidamente, causando molestia e infección.

El desequilibrio puede pasar mientras o después de usar antibióticos, debido a los cambios hormonales, después de usar productos higiénicos como jabón, bañarse en la tina con espuma o usar lociones, o incluso después de usar productos íntimos incluyendo aerosoles vaginales y condones.


"Un desequilibrio en la flora vaginal es uno de las causas más comunes de infecciones vaginales."


Las molestias vaginales también pueden ocurrir debido a irritantes y alergénicos presentes en detergentes o suavizantes de ropa que haya estado usando, y algunas veces hasta químicos usados para teñir la ropa. La ropa interior sintética también puede causar irritación y promover el crecimiento de hongos, así como las toallas higiénicas y protectores que contienen esencias o tintes. El resultado puede ser un sobrecrecimiento de bacterias, resultando en vaginosis bacteriana, o una candidiasis. Las molestias puede también ser causadas por infecciones transmitidas sexualmente.

El impacto de las hormonas

Otro factor importante que puede afectar su salud vaginal es el estado hormonal. Los cambios en los niveles hormonales parecen tener un impacto en el desarrollo de infecciones vaginales. También puede causar otros problemas.

Los niveles de estrógenos pueden disminuir justo antes de la menstruación, durante el embarazo o la lactancia, y durante la menopausia. Esto reduce la lubricación natural de las paredes vaginales, haciendo que la vagina se seque y sea propensa a daños durante la penetración. Esto se traduce en dolor durante las relaciones sexuales, inflamación y dolor.

Si experimenta síntomas como secreción, mal olor, dolor, comezón, ardor o molestia, cosnsulte a su proovedor de salud para obtener un tratamiento apropiado y prevenir futuras complicaciones.