Anatomía de la vagina

La vagina es un órgano elástico y muscular que conecta el útero con los órganos reproductores externos. Es importante recordar que el aspecto de nuestra zona íntima depende de cada mujer – los genitales femeninos pueden ser diferentes en forma, tamaño, color, textura y apariencia general. Conoce más sobre la anatomía de la vagina para poder entender mejor como funciona esta fascinante parte del cuerpo femenino.

Zona íntima externa

La vagina está conectada a la vulva, que incluye los labios externos, labios internos, clítoris y los orificos externos de uretra y vagina. Algunas veces la gente confunde la vulva con la vagina – la manera más fácil de acordarse es que la vulva es lo que se ve cuando observas tu zona íntima con un espejo. La vagina se encuentra dentro del cuerpo y la única manera de examinarla por completo es con un espéculo, que es lo que hace un ginecólogo durante el examen.


La apertura de la vagina se esconde entre los labios mayor y menor. Estos son los labios externos de la vulva, protegen la vagina de infecciones y proporcionan estimulación durante la relación sexual. Son muy sensibles. El clítoris se encuentra escondido por los labios. Es un tejido blando del tamaño de un guisante y probablemente sea la parte más sensible del cuerpo de la mujer. La estimulación del clítoris provoca excitación y puede dar lugar al orgasmo, haciendo del clítoris un órgano muy importante para el placer sexual. Cuando está excitado, tu clítoris (y tus labios) puede agrandarse por el aumento de circulación sanguínea a la región genital. Esto es normal.

vagina

"Es importante recordar que el aspecto de nuestra zona íntima depende de cada mujer – los genitales pueden diferir en forma, tamaño, color, textura y apariencia general de una mujer a otra."


El orificio de la uretra está justo debajo del clítoris. La orina que viene de la vejiga viaja a través de la uretra y sale por este orificio. Este orificio se cierra por un músculo circular que nos permite aguantar la orina hasta que vamos al lavabo. A veces este músculo se puede debilitar, causando incontinencia urinaria.


La vagina

La apertura vaginal está debajo de la uretra. Es desde donde la sangre menstrual sale del cuerpo y donde se insertan los tampones, supositorios vaginales e hidratantes vaginales. Durante la relación sexual, es donde el pene penetra en la vagina. El interior de la vagina está cubierto por un tejido blando que varía en textura y humedad dependiendo de factores específicos como la excitación secual, embarazo, enfermedad, lactancia, menstruación y menopausia. Este tejido blando contiene muchas glándulas que secretan flujo vaginal, necesario para la lubricación y protección de infecciones. La vagina tiene una elasticidad asombrosa y se estira lo suficiente para convertirse en el canal de parto por el que sale el bebé del útero, también conocido como matriz.

Vagina

Junto a la apertura vaginal hay una fina membrana llamada himen. Esta membrana puede romperse durante la primera relación sexual, a veces causando un ligero sangrado. También se puede romper por ejercicio, deporte o examen interno.

La vagina y otros órganos reproductores se mantienen en su sitio gracias a los músculos del suelo pélvico. Estos músculos previenen el prolapso y la incontinencia y pueden reforzarse mediante ejercicios de suelo pélvico también conocidos como ejercicios de Kegel.

El otro final de la vagina se une al cérvix o cuello del útero. El cérvix tiene una apertura muy pequeña que evita que aquello que no debería entre al útero. El cérvix se expande extremadamente durante el parto para permitir que el bebé pase del útero a la vagina y al exterior.