Qué hacer y qué no de la higiene vaginal

Una higiene vaginal adecuada puede hacer una gran diferencia en nuestra salud reproductiva. Puede reducir el riesgo de adquirir infecciones, puede acelerar la recuperación y prevenir síntomas incómodos como la irritación y la secreción. Mire algunos de los “qué hacer y qué no” más importantes de la higiene vaginal.



HAGA: Lave su zona íntima una vez al día.

Esto quiere decir que simplemente debe usar agua tibia o un enjuague íntimo suave una vez al día.

NO HAGA: Usar jabón.

El jabón es un altamente alcalino y muy agresivo con la delicada y sensible piel de la zona íntima. Siempre elija un enjuague íntimo natural que no contenga jabón, fragancias o tinte.

HAGA: Use toallitas íntimas si no hay una ducha cerca.

Especialmente en el período, durante meses calientes o cuando viaje.

NO HAGA: Usar ropa interior sintética, ceñida.

Las telas sintéticas no le permiten respirar a la piel, lo que se traduce en aumento de temperatura y humedad en la zona íntima. Las prendas ceñidas producen fricción, que puede hacer micro rasgones en la piel. Combine esto con el aumento de temperatura y humedad y tendrá una receta perfecta para una posible infección vaginal. Elija materiales naturales y evite usar ropa ceñida por periodos prolongados de tiempo.

HAGA: Límpiese de adelante hacia atrás.

Es muy fácil transferir bacterias del ano a la vagina cuando se limpia de atrás hacia adelante, por lo tanto asegúrese de nunca romper esta importante regla. Use papel higiénico sin fragancias ni colorantes para evitar la irritación.

NO HAGA: Usar fragancias o desodorantes para hacer que sus partes íntimas huelan mejor.

Cada vagina tiene un olor único, y a menos que haya un problema, no debería oler mal- Un olor fuerte puede ser una señal de infección.

HAGA: Use un producto calmante después de quitar el pelo púbico.

Ya sea que elija afeitarse, depilarse, usar una crema depilatoria o algo más, siempre asegúrese de hidratar la piel antes del procedimiento, y aplique un producto calmante natural al área para prevenir irritación de la piel.

NO HAGA: Pasar todo un día usando el mismo protector diario.

Los protectores no están hechos para ser usados por periodos prolongados de tiempo. Así como la ropa interior sintética, los protectores no le permiten respirar a la piel y pueden irritar la piel y aumentar el riesgo de infección. Es igual para las toallas higiénicas y los tampones, especialmente debido a la sangre menstrual que se queda en contacto cercano con la piel. Siempre cambie sus protectores, toallas higiénicas y tampones cada 3 a 4 horas, justo antes de dormir y tan pronto se levante.

HAGA: Limpie suavemente en vez de frotar.

Después de bañarse use una toalla suave limpia y limpie su zona íntima suavemente para secarla completamente.

NO HAGA: Usar productos que contengan irritantes o alérgenos.

Esto aplica para lociones, aerosoles, baños de espuma, etc. Los ingredientes que deben hacerle evitar los productos que los contengan incluyen detergentes, fragancias, tintes, químicos fuertes y preservantes.